POLÍTICAS PARTICIPATIVAS, ¿UNA DEMANDA CIUDADANA O UNA NECESIDAD POLÍTICA?

  • Diego Martín Furnari
Palabras clave: Participación ciudadana, legitimidad, gobierno abierto

Resumen

El presente paper pretende reflexionar sobre algunos supuestos vinculados con las nuevas miradas sobre las democracias modernas a partir del fortalecimiento de algunas herramientas que suponen una mejora sustancial en el ejercicio cotidiano del mencionado sistema. Los bajos niveles de legitimidad de la ciudadanía respecto a sus gobernantes y a las instituciones que forman parte del Estado que se registran en América Latina en general y en la Argentina en particular obligan, al menos, a poner sobre la mesa algunas ideas que puedan aportar en arduo camino para fortalecer el sistema político, revitalizarlo frente al escepticismo generalizado y a la falta de compromiso del ciudadano promedio.
Una de esas herramientas se define a partir de la inclusión (desde un rol renovado) del ciudadano como partícipe necesario de las decisiones públicas. En ese marco, resulta una creencia generalizada (impuesta muchas veces por la propia clase dirigente) que la ciudadanía reclama constantemente esos espacios de participación o consulta a los efectos de sentirse parte del poder político y obtener así mayores márgenes de maniobra para mejorar su calidad de vida y la de los demás. Es más, resulta difícil encontrar posiciones que nieguen la importancia de dichos espacios participativos como fuentes de legitimidad y mejora de las capacidades estatales. A su vez, y en sintonía con los procesos de descentralización iniciados a fines de los noventa, suelen ser unívocas las posturas que proponen al municipio como aquel nivel de gobierno que, por su cercanía con el vecino/ciudadano, se encuentra en mejores condiciones para generar y promover dichas políticas.
A su vez, las políticas participativas más consolidadas en los municipios argentinos (como el Presupuesto Participativo) no muestran niveles superlativos de participación ni instancias posteriores de involucramiento del vecino, con lo cual cabe el interrogante respecto de si la necesidad de incrementar las instancias de participación ciudadana son más una exigencia del sistema político y de la clase gobernante en su desesperada búsqueda de márgenes de gobernabilidad (legitimidad) en el marco de la desafección respecto de la política o verdaderamente se constituye en un tema prioritario para la agenda social.

 

Por tanto, la propuesta del presente paper es la de reflexionar críticamente respecto de aquella mirada según las cuales el Estado, en pos de superar una visión estática y ausente de sí mismo, debe transformarse en el promotor de una serie de políticas de descentralización e inclusión de la ciudadanía en el proceso decisorio con el objeto de transformar y fortalecer la democracia tradicional y, fundamentalmente, el modelo representativo. A su vez, se busca identificar las motivaciones que llevan a los gobiernos a plantear este tipo de políticas públicas, determinando si se encuentran dadas las condiciones para una participación consiente, efectiva y comprometida por parte de los actores sociales, reflexionando respecto de si las políticas participativas constituyen una demanda real y constante por parte de los ciudadanos en general, o, más bien, una necesidad de la gestión política como forma de aumentar los márgenes de legitimidad frente al pueblo.Participación ciudadana

Biografía del autor/a

Diego Martín Furnari

Licenciado en Ciencia Política y Relaciones Internacionales. Magister en Planificación y Gestión de Procesos
Comunicacionales.

Publicado
2019-12-20
Sección
Artículos libres